mis almas

martes, 12 de abril de 2011

la fuerza del amor ! capitulo uno


La fuerza del amor
Capitulo 1
La maldita tradición 

Elizabeth nació prematuramente, causándole grandes dolores a su madre. El nacimiento prematuro y los grandes dolores fueron causados gracias a doña victoria, que durante su embarazo, trato de abortar varias veces, por voluntad propia, nadie entendía que le pasaba, o el por que lo hacia, si su primer hijo lo había esperado con mucho cariño y esmero ¿por que intentaba abortar con el segundo?
Todos se encontraban en el momento del parto, como fue prematuramente pillo a doña victoria desprevenida, gracias a los gritos de dolor de esta, se reunieron todos: su esposo don esteban, su hijo mayor de 4 años de edad Antonio, la sirvienta Gertrudis, y la cocinera luisa .Cuando al fin nació la niña gracias a la ayuda de luisa la cocinera, pues no alcanzaron ni siquiera a ir en busca del doctor. Se la entrego a doña victoria que la quedo mirando, con la furia llameando en sus ojos, el odio y la repugnancia. Al menos no se negó a amamantarla, pero doña victoria giro la cabeza con asco, como si estuviera haciendo la peor de las asquerosidades. Cuando al fin la niña se alimento y se quedo dormida se la entrego a Gertrudis sin ni siquiera mandarle una mirada a la bebe.
Desde ahí en adelante la sirvienta y en su mayoría luisa, se encargaron del cuidado de la niña, por una petición de don Esteban que sabia muy bien que doña victoria no quería cuidar a Elizabeth, aunque ignoraba el por que.
Tres horas más tarde llego el mensajero de la casa informando la muerte del hermano mayor de doña victoria, a causa de una fiebre infecciosa. Entre lágrimas, gritos, lágrimas y más gritos de doña victoria dijo algo como:
-     ¿poorr quuueee?– sollozo- en vez de quue le caigga la friiebrrre a otros.

Dijo esto mirando fijamente a Elizabeth que yacía en su cuna durmiendo, a todos le quedo claro a que se refería.
Con la impresión y la tristeza a doña victoria se le fue la leche Pero claro le llego una excusa para permanecer menos tiempo en compañía de su hija, a quien aborrecía sin ningún motivo aparente.
Elizabeth tenia tan solo dos años de edad se encontraba como de costumbre en la cocina, en compañía de su mama luisa -apodo otorgado por la niña- . Quien tenía la cabeza de Elizabeth en su regazo, pues la niña lloraba como nunca lo había hecho. Claramente tenia una justificación ese día era el velorio de su padre, la niña no entendía que pasaba, pero aun así igual lloraba. El día en que murió don esteban fue el mismo en cual doña victoria había anunciado un feliz tercer embarazo para sorpresa de todos, las últimas palabras del recién difunto fueron:
-     pero… yo… tu… hace tiempo que… yo- y falleció de un infarto, nadie entendió nada de lo que dijo. nadie excepto mama luisa pero esa es otra historia que debe ser contada en otra ocasión.

Las lágrimas de Elizabeth se calmaron en cuanto mama luisa le dio unos de los bocadillos que había preparado para los invitados del velorio, y además de su sabor favorito. La cocinera  le acaricio la mejilla y Tomando la bandeja salió a la sala para repartirlos.
Elizabeth como pudo la acompaño ya que hace poco había empezado a caminar, todos se sorprendieron en cuanto vieron entrar a la niña a la sala, el padre mateo le comento entre cullilleos a doña victoria.
-     disculpe usted, mi querida victoria ¿no cree que es un poco inapropiado y descortés que estén los hijos de la servidumbre, en el velorio de su difunto esposo que en paz y santa gloria descanse?

Por mucho rato doña victoria agacho la mirada, que incluso el cura estuvo a punto de repetirle la pregunta por si acaso no lo hubiera escuchado, cuando levanto cabeza, la clavo en el inocente rostro de Elizabeth que de un momento a otro paso a pánico, pues le tenia terror a su madre.

-     no padre… ella… es mi… mi hija – le respondió, no le quedo de otra, unas de sus leyes mas importantes era no mentirle jamás a un sacerdote
-     ¡OH por dios! ¿Por qué no lo habías contado? ¿acaso reniegas de ella? ¡eso es un pecado terrible!
-     Ehhh… no ¿no? ¡no!  No es eso, simplemente usted sabe cuales son las tradiciones de mi familia, no quiero que la gente hable de la pobre hija de doña victoria, que no se puede casar porque tiene que cuidar de su decrepita madre, hasta el ultimo día de su vida.
-     Por dios hija – poniendo los ojos como platos a causa de la impresión – como puedes pensar de esa manera estamos en pleno siglo xx ¡¿Quién hizo esa regla?! ¿hace cuantos milenios? – dijo sarcásticamente- ¡no puedes arrebatarle el amor y la felicidad a tu hija!
-     ¡shhh! Padre no grite, esa tradición esta en mi familia por muchos años de generación en generación, ¡y no va a hacer unas de mis hijas quien la rompa!


_____________________________________________


bueno chicas el primer capitulo ¿que les parecio? se que al princio es fome pero se viene lo interesante xD besos las amo 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

ahh... ami me parecio triste el rechaso... pero parece interesante!!! bueno aver cuandovuelves a publicar!!!

Anónimo dijo...

ahh... ami me parecio triste el rechaso... pero parece interesante!!! bueno aver cuandovuelves a publicar!!!

Cruz de plata dijo...

Mmm... esta interesante, me pregunto por que Doña Victoria tratara así a su pobre hija.
Estare atenta al prox capítulo :)
Meicy http://cruzdeplatalibro.blogspot.com/

AbelDarK dijo...

OME y vos te querias quedar sin publicar?? agradece mi insistencia y mi cabezoneria, mulher adorada. Me encanto, es mas lo ame. Si tuviera el libro en mis manos, lo eestaria leyendo leyendo /y leyendo) pero para eso tendre que esperar ¬¬ maldita! o.o ajaja. Me encanto. Tengo una ligera idea por los dialogos, pero me encantaria saber como fluiran las cosas (con Eduardo ejem) y porque le odiara tanto la madre a su adorada hija (crucifiquenla!! xD) bueno, ire al siguiente capitulooo (insertar emoticon del cerdito corriendo)

arriba

ir arriba