mis almas

martes, 8 de abril de 2014

El secreto de Lizzie

Ufff. hace muchísimo tiempo que no pasaba por aquí. espero no se olvidaran de mi :) Pienso retomar la lectura y ojala me apoyen :3 Les traigo esta nueva novela que me tiene muy entusiasmada. disfrutenla :)

Capitulo uno



06-junio-2017                                    06:36


Otra vez a levantarse. Vamos Liz, saca los pies de la cama. Me reprendí, vas a llegar tarde.
Me di el lujo de permanecer diez largos minutos bajo la ducha caliente, tomándome el tiempo con el shapoo y jabón. (Lo que realmente era una verdadera azaña ya que mi pelo es largo y en ondas)
¿Por qué me tenía que levantar tan temprano? Ok, si lo sé, porque soy idiota. Si fuese más inteligente a esta hora estaría soñando con ponéis y estrellas, aunque no sea cien por ciento cierto. Suspire y cerré la ducha, me envolví en una toalla, y me dirigí a mi cuarto, específicamente a mi armario; Ahora bien ¿Qué demonios me iba a poner? ¿Qué te ibas a poner cuando vas a fotografiar a un actor famoso? Solo a mí se me ocurría haber aceptado semejante cosa, pero me gustaba llevar la vida que había elegido, no rodeada de grandezas pero si teniendo pequeños lujos, era consiente que no todo mi ingreso era gracias a la fotografía, pero una oportunidad como esta no la podía desaprovechar así como así.
Por lo general solo hacia fotografías, cuando yo quería y como yo quería, poco a poco, sin darme cuenta fui subiendo de prestigio, cuando Sebastián, me compro todas mis fotografías e hizo una galería de arte, sin saber cómo, los cuadros se dispararon a la fama. Todos querían comprar mis obras, el problema es que a mi griterío, el arte no se compra, por lo general, regalo mis cuadros a instituciones benéficas, o quizás de vez en cuando vendía una que otra fotografía a un buen valor, pero esto, esto era pasarse de la raya, aunque… ¿Quién me podía culpar? Con lo que ganaría hoy, perfectamente podría pagar mi última cuota de mi departamento, y solo por una o quizás dos horas…
***
¿Dije dos horas? Ah, sí claro, dos horas… llevo esperándolo.
¿Pero cómo se atrevía? que falta de respeto, está bien que sea importante, pero no puede pasar por delante a todo el mundo, los demás también tienen vida ¿no?
- Liz, es un hombre importante, quizás le ocurrió alguna emergencia.
- Ahí por favor Mylen, yo también soy importante, y no me gusta desperdiciar mi tiempo – la miro ceñuda- me levante temprano para nada- se ríe divertida.
- Alguna vez que te levantes temprano.
- Ahí Myl, uno de los más grandes placeres de la vida es dormir, después del sexo claro – sonríe –y la comida... –añado. Se ríe nuevamente- sin contar con que una buena lectura no le va mal a nadie- alza la cabeza.
- Mira- me dice mirando hacia la puerta- llegó.
Alzo la cabeza y en mi fuego interno me quede boquiabierta, había escuchado que era guapo y sexy, pero eso es quedarse corto, de pronto se me olvido por completo las dos horas de interminable espera.
No era pálido, tampoco demasiado moreno, su color era típico de los bronceados, parecía muy natural, aunque claro no lo podía asegurar. Sus ojos era de un chocolate chocolatoso incluso a la distancia se mostraban cálidos pero con una divertida chispa de malicia, mandíbula cuadrada, contorno de perfil suave y perfecto, y sus labios… dios mío ¡Esos labios! eran carnosos, se veía la textura, de esos que ves y te dan ganas de mordisquearlos, de saborearlos. Se movía con gracia, mirando con una sonrisa juguetona a las modelos que casi se lo comían con la mirada. Tenía buen físico, pero no en exceso, se le notaba sus músculos debajo de la camisa negra ajustada que tenía puesta y vestía pantalones caquis.
- ¿Liz? Mmm… espera… ¡Yo conozco esa mirada!- mylen me hizo volver a pisar tierra firme.
- ¿Qué?- me sobresalte- ¿Qué mirada?
- ¡Te gusta!- maldita ¿Por qué me tenía que conocer tan bien?
- No. No me gusta.
- Crees que soy tonta ¿no? O peor, que no te conozco.
- Myl… primera vez en la vida que lo veo, y dices que me gusta.
- Punto uno- enumero alzando los dedos- lo hubieras visto si de vez en cuando prendieras la televisión, y punto dos… no me digas que lo vienes recién conociendo, porque te has acostado con tipos que has llegado y visto, incluso en menos tiempo que él.
- Oye… no seas así, como dices tú… punto uno, no llego y me acuesto con cualquiera punto dos solo pasó una vez y fue porque ese tipo era realmente buenísimo.
- ¿Estas insinuando que ese bombón que está allí no?
Volví mi vista de nuevo hacia él, que en ese momento saludaba al director, y anda a saber tú de que reían, pero su sonrisa le añadió incluso más calidad a su rostro.
Sí, maldita sea, realmente estaba bueno, incluso mejor que ese tipo en el bar…

¿Algún comentario  para mi? <3

2 comentarios:

Anónimo dijo...

I think the admin of this site is really working hard in support of his
web page, because hwre every data is quality based data.


My site - docs.google.com - -

star Aguilar dijo...

Me encanta esta historia y creo q entre un ppquito tarde pero no encuentro lo otros capitulo ayudame te lo ruego sipisipi.!!!!

arriba

ir arriba